Cómo proteger tu intimidad digital

Cambiando algunas cosas sencillas en tus cuentas y dispositivos, puedes preservar la seguridad y proteger tus datos frente al acceso no autorizado de terceros, al tiempo que proteges tu privacidad frente a personas con las que no deseas compartir tu información.

Nunca es tarde para empezar y no te llevará mucho tiempo. Aquí tienes una lista de los consejos esenciales que te ayudarán a proteger tus datos en línea.

¿Qué es la intimidad digital?

intimidad digital

Es probable que ahora oigas hablar más que nunca de la privacidad en internet, y no solamente en las noticias. La privacidad es una de las principales preocupaciones de gobiernos y gigantes tecnológicos, y ambos se enfrentan a menudo sobre su significado.

Pero, ¿qué significa realmente? Básicamente, la intimidad digital consiste en proteger tu derecho a no divulgar información privada. Sorprendentemente, pocas regiones tienen leyes que protejan esos derechos. E incluso cuando existen leyes sobre privacidad en Internet, no todas las empresas las respetan, como cuando Cambridge Analytica utilizó Facebook para recopilar millones de datos de votantes estadounidenses.

La privacidad y la seguridad en Internet son diferentes, pero están estrechamente relacionadas. La privacidad suele ocuparse de la recopilación legal de datos (como lo que publicas en Instagram, Snapchat y otras redes sociales), mientras que la ciberseguridad se centra en la recopilación ilegal de datos (como proteger tus cuentas de Amazon o mr.bet/cl de los hackers). Pero hay mucho en común. Una buena seguridad mejora la privacidad, y una privacidad mejorada ayuda a mantener una buena seguridad. Tomando algunas medidas sencillas, puedes mejorar ambas.

Consejo 1: Limita el uso compartido de datos de localización

La mayoría de las redes sociales te pedirán acceso a tus datos de localización. ¿Los necesitan por alguna razón obvia, como ayudarte con direcciones o mostrarte a tus amigos cercanos? Di que no.

Y ten en cuenta que los datos de localización se utilizan a menudo para adaptar anuncios y recomendaciones basados en lugares que has visitado recientemente. Permitir el acceso a los servicios de localización también puede permitir que se comparta la información de localización con terceros.

Consejo 2: Mantén tus dispositivos actualizados

dispositivos actualizados

Mantener el software actualizado y al día es la única manera de asegurarte de que tu dispositivo está protegido contra las últimas vulnerabilidades de software. Tener instalados el software de seguridad, el navegador web y el sistema operativo más recientes es la mejor forma de protegerte contra diversas amenazas en línea. Activando las actualizaciones automáticas en tus dispositivos, puedes estar seguro de que tus aplicaciones y tu sistema operativo están siempre al día.

Los usuarios pueden comprobar el estado de sus sistemas operativos en la aplicación de configuración. Para los usuarios de https://www.apple.com/es/, accede a «Actualización de software», y para los dispositivos Android, busca la página «Seguridad» en la configuración.

Consejo 3. Desactiva la carga automática

Algunos dispositivos realizan copias de seguridad automáticas de tus datos en la nube, y algunas aplicaciones utilizadas en teléfonos inteligentes o tabletas almacenan la información en servidores remotos. Sí, tener una copia de seguridad de tus datos es algo bueno, pero la copia de seguridad debe ser accesible únicamente por ti o por alguien a quien autorices.

Puedes evitar que tus dispositivos compartan tus fotos personales y otra información con la nube para que el mundo la vea desactivando la configuración de copia de seguridad automática en tu dispositivo y en aplicaciones individuales.

Consejo 4. Activa la autenticación de dos factores

La autenticación de dos factores añade una capa adicional de protección a tus cuentas. La primera autenticación es la combinación normal de nombre de usuario y contraseña que se ha utilizado durante años. El segundo factor es un mensaje de texto o un correo electrónico que incluye un código que se envía a un dispositivo personal. Este paso añadido dificulta a los malintencionados el acceso a tus cuentas. La autenticación de dos factores solamente añade unos segundos a tu día a día, pero puede protegerte del estrés y los perjuicios de las cuentas comprometidas.

Como muchos de nosotros seguimos trabajando y aprendiendo a distancia, es importante que seamos conscientes de la información que compartimos dentro y fuera de Internet. Recuerda ajustar tu configuración con regularidad y estar al tanto de los cambios y actualizaciones de privacidad realizados en las aplicaciones web que utilizas a diario.