Teléfonos móviles en el trabajo: ¿Qué debe permitir a sus empleados?

Primero, lo más importante: no existe una prohibición general de los teléfonos móviles en el lugar de trabajo. Si el empresario no ha dictado una norma, el trabajador puede utilizar su teléfono móvil en una medida razonable.

Sin embargo, esto no significa, por ejemplo, que uno se atreva a jugar durante las horas de trabajo en casinos en línea. La situación es diferente si visitas el casino online durante tu descanso. No hay restricciones en cuanto a la forma de pasar las vacaciones.

Los antecedentes legales en relación con el teléfono móvil

El hecho es que el empleador tiene la autoridad para dar instrucciones durante las horas de trabajo. Esto significa que, por un lado, determina cuándo se realiza el trabajo y, por otro, también determina cómo se realiza. Esto significa que el empresario tiene derecho a estipular, por ejemplo, que el teléfono móvil no pueda utilizarse en las instalaciones o que debe guardarse bajo llave en la taquilla.
No es posible ampliar la prohibición de los teléfonos móviles a los descansos.

En última instancia, es el empresario quien determina los procesos de trabajo, pero no tiene ninguna influencia en las modalidades de descanso del trabajador. Además, el empresario debe asegurarse de que el empleado puede ser localizado en caso de emergencia. Aunque el teléfono móvil no tiene por qué estar disponible para este fin, el teléfono fijo de la empresa debe garantizar su accesibilidad.

Establecer reglas prácticas

reglas trabajo

En las dos últimas décadas han cambiado muchas cosas en la vida cotidiana de las personas, sobre todo debido a la digitalización en constante desarrollo. Hoy en día, el smartphone es un compañero diario, el blog favorito se lee en él y las redes sociales o los servicios de mensajería como WhatsApp también están firmemente conectados a la vida cotidiana.

Por esta razón, los empresarios deben pensar cuidadosamente en lo que permiten o prohíben a sus empleados. Incluso si la situación legal establece claramente que el empleador tiene el único derecho de determinación en este caso, se debe considerar cuidadosamente qué derechos se utilizan en última instancia.

El ambiente de trabajo y la conciliación de la vida laboral y familiar

A diferencia de lo que ocurría en el pasado, el dinero y la distancia al lugar de trabajo ya no desempeñan un papel primordial para los empleados, sino el equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Por lo tanto, con este conocimiento de fondo, hay que considerar muy cuidadosamente hasta qué punto se permite el uso del teléfono móvil en el lugar de trabajo.

Es precisamente en este punto donde los trabajadores sentirán muy rápidamente y sensiblemente restringidos sus derechos personales si se imponen aquí prohibiciones estrictas. Esto no contribuye en absoluto a un ambiente de trabajo equilibrado. Como empleador, es importante regular el uso durante las horas de trabajo de manera contemporánea, porque esto es mucho más efectivo que una prohibición.

Normativa contemporánea

Lo que debe permitir hacer a sus empleados depende siempre, en parte, de las circunstancias de la empresa. Pero el hecho es que las prohibiciones no le llevarán a ninguna parte. Nadie le negará a un fumador un descanso para fumar. El uso de los teléfonos móviles debe tratarse de la misma manera.

En ningún caso, el empresario debe aceptar que el teléfono móvil se utilice constantemente. Pero un acuerdo razonable podría ser, por ejemplo, permitir a los empleados comprobar sus teléfonos móviles durante 5 minutos cada media hora. Esto facilita la lectura de los mensajes entrantes y permite obtener rápidamente una visión general de lo que es importante y lo que no lo es. De este modo, nadie se ve limitado en su existencia cotidiana y también en sus hábitos.

Una y otra vez se discute si se pierde demasiado tiempo de trabajo valioso cuando los empleados están constantemente con sus teléfonos móviles. Pero con un acuerdo de este tipo, los límites están claramente definidos y, como resultado, el empleado estará mucho más concentrado en su tiempo de trabajo, ya que sabe exactamente que puede dedicar un poco de tiempo a los asuntos privados dentro de un plazo razonable.

En sentido estricto, el empresario se asegura así una mayor productividad de sus empleados. Al final, se trata de una situación en la que todos ganan.

Playstations para el descanso

juegos en el trabajo

Hoy en día, también puede tener sentido ser contemporáneo si, por ejemplo, proporciona una Playstation o una consola de juegos similar a sus empleados. Hace tiempo que los equipos digitales se han convertido en una parte importante de la vida de muchas personas. Entonces, ¿por qué no elevar las estructuras sociales entre los trabajadores a un escenario contemporáneo?
Al jugar juntos, la relajación se produce de inmediato y los contactos sociales con los demás también pueden reforzarse. Además, los juegos en el trabajo aumentan la productividad y la concentración. Una señal de que el zeitgeist y las necesidades actuales han sido reconocidas desde hace tiempo.

El diálogo con los empleados

Por supuesto, es precisamente a través de ciertas regulaciones que se pueden establecer verdaderas señales. Pero como siempre ocurre en la vida, la comunicación suficiente es y sigue siendo lo más importante. Si, por ejemplo, una trabajadora de la empresa es también madre y tiene un hijo enfermo en casa, debería existir la posibilidad de permitir que se apliquen otras excepciones durante un periodo de tiempo limitado.

Lo que se quiere decir con esto es que esta empleada puede, por ejemplo, charlar con su hijo cada media hora fuera de los 5 minutos acordados. Lo único importante es que se comunique esta situación actual. Entonces no habrá miradas de reojo por parte de los demás empleados ni el empleado tendrá que temer que los problemas con el jefe sean inminentes.
Al fin y al cabo, los padres también pueden coger la baja por enfermedad junto con sus hijos y estar a su lado. Ciertamente, esto no es siempre absolutamente necesario, especialmente si el niño o los padres siempre tienen la oportunidad de establecer un breve contacto.

No solo cuentan las preocupaciones de los trabajadores

Por supuesto, el diálogo no debe llevarse a cabo únicamente por los intereses de los trabajadores. Si tiene una comunicación regular y honesta en el lugar de trabajo o en la empresa, naturalmente también tiene la oportunidad como jefe de buscar el diálogo. Puede ser que la empresa esté sometida a una gran presión de plazos y que se necesiten todas las capacidades y fuerzas para poder cumplir el plazo.

Llegado a este punto, sería sin duda totalmente legítimo que el jefe de la empresa pidiera con poca antelación que se suspendieran los 5 minutos acordados cada 30 minutos durante uno o dos días, para poder seguir actuando en el plazo previsto. Esto no tiene nada que ver con una prohibición, sino con una petición de colegialidad. Es mucho más probable que esto cree un sentido de comunidad aún más estrecho dentro de la empresa.