Recomendaciones para hacer un plan de negocios en una campaña de marketing

En la actualidad, en un mercado cada vez más competitivo y digital, el éxito del negocio se forja a base de suerte, pero también de planificación. Contar con un plan de negocios debidamente definido es crucial para lograr ese objetivo. Según MailChimp, documento donde es tan relevante aclarar las realidades básicas del negocio —desde su gestión hasta sus finanzas— como analizar la competencia y establecer un marketing efectivo.

¿Cuál es la efectividad del marketing?

estrategias de marketing en redes sociales

En la era digital, el marketing es indispensable para la supervivencia o la oportunidad de crecimiento de un negocio. De acuerdo con Statista, aplicar estrategias de marketing digital aumenta un 24% las ventas de una empresa. Suponiendo también, según Adobe, un incremento del 40% de los consumidores, queda bien claro que saber atraer al público tiene recompensa. Y que, por tanto, el marketing es necesario para escalar posiciones.

Sin embargo, si las decisiones tomadas para una campaña no logran surtir el efecto deseado sobre el target potencial, las consecuencias pueden ser muy graves. Desde perder clientes hasta desaparecer del mercado. A menudo, a causa de no haber sabido conocer, optimizar y rentabilizar la campaña. Dimensiones que un plan de negocios debidamente blindado puede llegar a alcanzar si, des del minuto cero, se integra a todo.

1. El contenido básico de un plan de negocios

Según la reconocida agencia de marketing MailChimp, un plan de negocios constituye la hoja de ruta básica de una empresa. Concretamente, la descripción de los elementos clave para el éxito del negocio que en este plan se autodefine. Es decir, un detallado y exhaustivo análisis de la realidad y expectativas de un negocio que busca aclarar sus objetivos, ajustar los medios y establecer las estrategias precisas para alcanzarlos.

Como contenido fundamental, MailChimp recomienda incluir en todo plan de negocios documentos que van desde el resumen ejecutivo y la descripción del negocio o de sus productos y servicios, hasta el plan financiero o detalles operacionales o de gestión. Asimismo, este debe comprender una estrategia de marketing bien fundamentada, que tenga en cuenta la competencia, el target y todos los entresijos de su mercado.

2. Encaminando un plan de negocios coherente y acertado

Como se ha mencionado, una campaña poco construida puede comportar un pinchazo comercial. Y es que una estrategia coordinada de modo poco práctico corre el riesgo de no interpelar al target potencial. Causando un mal seguimiento de los clientes, la campaña podría entonces no aumentar su tráfico y, por ello, reducir las ventas por falta de compatibilidad con el presupuesto al no recibir el grueso de los ingresos previstos.

Precisamente, según Indeed, demostrar que nuestro presupuesto consigue resultados y se ajusta a la realidad no solo optimiza el retorno de la inversión (ROI). Además, su acierto y coherencia son fundamentales para rentabilizar las campañas y, en adelante, gozar de más holgura y juego en futuros presupuestos. Pero todo éxito guarda una receta. Y, en este caso, los planes de negocios dependen de sus múltiples ingredientes.

Una ecuación sencilla, pero sumamente poderosa

Plantas en espacios de trabajo

El objetivo de un plan de negocios es simple: que un negocio tenga éxito. Es decir, que al lograr incrementar o mantener su clientela para compensar la inversión, gracias al volumen creciente o constante de ingresos, este sea rentable o aumente su liquidez. Y, en un mercado cada vez más digital y competitivo, diferenciar la marca a través del marketing es la mejor forma para captar a un consumidor cada vez más heterogéneo.

Así, uno de los componentes principales para vertebrar un plan de negocios eficiente no es otro que el necesario análisis de la competencia. ¿Qué hacen aquellos negocios que interpelan al mismo target? ¿Cuáles son sus fortalezas? ¿Y sus puntos débiles? Un plan de negocios debe conocer las propias posibilidades y aprender del éxito ajeno para entender el mercado en el que, a mayor prontitud, debe aprender a desarrollarse.

La importancia de definir un negocio

Si hay algo en lo que no debas nunca escatimar en un plan de negocios es en la transparencia y claridad. Definir cristalinamente la realidad y los objetivos del negocio es crucial para retener el talento en las nuevas contrataciones, concienciando a los empleados sobre todas las dimensiones de la empresa. Asimismo, atraer a los inversores y asociarse con negocios de éxito depende mucho de la coherencia que debe encarnar un plan.

Por último, a fin de no descarrilar en ningún momento de esa línea ajustada a la realidad del negocio, MailChimp recomienda imperativamente actualizar con frecuencia el plan de negocios. A través de la experiencia adquirida, los cambios del mercado y todos los nuevos horizontes abiertos al futuro inmediato o a largo plazo, ayudando a mantener el buen rumbo del negocio. Una travesía que, además de actitud, requiere planificación.