Ejemplos de trabajo colaborativo | Proyectos imanes de colaboración

Desde hace varias décadas existe una marcada tendencia hacia a la «producción entre pares». En este tipo de producción se unen grupos colaborativos de personas para crear proyectos compartidos. Se trata de un innovador modelo de trabajo que está pisando fuerte dentro del amplio mundo de colaboración. Dentro de los más significativos ejemplos de trabajo colaborativo están el software libre y las wikis.

¿Qué significa esto? Pues, que estamos asistiendo, según Yochai Becker, al surgimiento de una nueva modalidad de producción. Se trata de un boom en la red que une, cada vez más, a personas con objetivos comunes. ¿Quieres conocer más sobre trabajos colaborativos en Internet? No te pierdas este artículo. Te hablamos sobre los proyectos más importantes. Y, además, de cómo colaborar en ellos.

Si aún no sabes qué es el trabajo colaborativo, consulta este artículo: Qué es el trabajo colaborativo | Revoluciona tu mundo laboral

Ejemplos de trabajo colaborativo: las wikis, el software libre y las bibliotecas digitales

ejemplos de trabajo colaborativo

Las wikis son, por antonomasia, una de las principales herramientas de trabajo colaborativo. Aquí te dejamos dos de las principales wikis de trabajo colaborativo.

Wikipedia: ejemplo de trabajo colaborativo

wikipedia ejemplo de trabajo colaborativo

El proyecto comenzó en febrero del 2001. Su fundador fue Jimmy Wales. Permitía que cualquier persona pudiera editar o redactar, sin tener que pagar nada. ¿El resultado?: un proyecto donde la propiedad intelectual no pertenece a nadie, sino a todos los colaboradores.

Un dato curioso: ¿te acuerdas de Encarta, de Microsoft? Casi ni te suena ¿verdad?  Pues, esto se debe a que Wikipedia en menos de una década sustituyó a Encarta.

¿Cómo colaborar con Wikipedia?

Hay varias formas en las que puedes colaborar. Podrás desde escribir artículos hasta corregir o mejorar los que ya estén publicados. ¿Cómo hacerlo? Te explicamos.

Lo primero que debes saber es que la Wikipedia cuenta con su propia guía de ayuda y un asistente para empezar a escribir los artículos. ¿De qué te gustaría escribir?, ¿de si existe vida en Marte o no? Pues, ¡adelante! Eres libre de escribir «casi» todo lo que quieras. Pero ¡ojo! no puedes escribir artículos de autopromoción, publicidad, ensayos personales o investigación. Tampoco puedes copiar y todas las fuentes que utilices deberías referenciarlas. Y si no has escrito antes, no te preocupes que hay otros miles de colaboradores que editan y corrigen los artículos.

Ya hemos mencionado a los editores y correctores de Wikipedia. Si lo que quieres es colaborar de esta forma, también dispones de una página donde te explican cómo editar artículos de Wikipedia. Como colaborador podrás corregir la gramática, agregar datos, y hasta remplazarlo con contenido nuevo redactado por ti. Es muy importante que leas todas las indicaciones que los usuarios de Wikipedia comparten.

Así que ¡anímate a ser un wikipedista!

Wikilengua: la wiki del español

español-café-ordenador

Otro de los ejemplos de trabajo colaborativo es la Wikilengua. Este proyecto es una iniciativa de la Fundación del Español Urgente, Fundéu BBVA, y apoyada por la Real Academia Española. Se basa una filosofía colaborativa muy similar a la de Wikipedia. No obstante, a diferencia de esta, no se trata de una enciclopedia. Es una plataforma donde se puede compartir información sobre el uso y dudas frecuentes del español. La contribución con conocimiento o revisión de ellos es accesible a todos los que quieran colaborar.

Contribuyen desde profesores, lingüistas, correctores, estudiantes, periodistas hasta todos los interesados en el español.

¿Cómo colaborar con Wikilengua?

Cualquier usuario puede compartir su duda y será respondida por los otros participantes, sin necesidad de registrarse en la plataforma.

También podrás editar o corregir textos de forma anónima. Sin embargo, si quieres editar de forma regular sí será necesario registrarse.

A pesar de ser una propuesta muy atrayente, el proyecto no ha florecido tanto como la Wikipedia. Quizás se deba a las críticas que sufrió luego de su presentación. Por ejemplo, se difundió que, al estar apoyada por la Real Academia Española, las opiniones que no coincidieran con esta autoridad no serían publicadas. Sin embargo, la propia Wikilengua declaró que funcionaba bajo el mismo principio de la Wikipedia.

Otro de los ejemplos de trabajo colaborativo son los softwares libres. Por si no lo sabías, estos softwares vienen con una licencia donde se hace legal su uso por cualquier individuo. Pero, además, la persona lo puede desarrollar más y devolverlo mejorado para el uso de todos.

Linux: ejemplo de trabajo colaborativo en software libre

programador de software libre

Se trata de un software libre, de código abierto y gratis. Y es un famoso ejemplo de trabajo colaborativo. ¿Por qué? Pues, al ser software libre, cualquier persona tiene acceso para adaptar el código, mejorarlo y redistribuirlo. Así, se ha mejorado desde la primera versión por miles de programadores, y de no programadores, de todo el mundo.

El nombre del este sistema operativo procede de la unión de Linus, nombre de su creador, y de UNIX, el sistema operativo utilizado.

Confieso que era de las que pensaba que el sistema operativo Linux no estaba muy extendido en el mundo digital. ¡Nada más lejos de la realidad! ¡Y total desconocimiento de mi parte! Cuando empecé a investigar para escribir este artículo me sorprendí con la cantidad de prestaciones de este sistema operativo. Y lo mejor, es que se trata de un proyecto colaborativo. Es decir, detrás de él hay miles de usuarios colaborando para su desarrollo.

Como dato curioso te contamos que la NASA usa Ubuntu y la Agencia Espacial Europea, SUSE.

¿Cómo colaborar en un proyecto de software libre?

Si te gustaría aportar tu granito de arena en un software libre, específicamente en Linux, te contamos cómo hacerlo.

Lo primero que debes saber es que no necesitas ser un genio de la programación para colaborar con Linux ¡Hay muchas formas de contribuir! Claro una de las principales es la de programación: agregar funcionalidades, hacer parches etc. Pero a continuación te contamos otras formas de colaboración:

  • Escribir tutoriales: ¿Se te da bien escribir y, sobre todo, explicar? Si la respuesta es positiva, puedes colaborar escribiendo tutoriales para la comunidad. Puedes empezar desde lo más básico de cómo instalar una versión de este software hasta procesos más complejos.
  • Participar en foros: A la hora de instalar Linux nos pueden venir muchas dudas. Por lo tanto, contribuir en un foro ayuda a muchas personas a encontrar respuestas a sus dudas. Por ejemplo, existen foros oficiales de Ubuntu. En cambio, también puedes intentar crear tu propio foro mediante herramientas gratuitas.
  • Proponer mejoras: Sí, en la comunidad de Linux tú voz cuenta. Puedes sugerir ideas a los desarrolladores. Claro, algunas no siempre triunfan. Por lo general, se desarrollan aquellas ideas que tienen mayores seguidores.
  • Detección y resolución de errores: ¡Los conocidos bugs! Quizás no seas el único que hayas presentado errores o fallos. Así que, tanto si lo has podido solucionar o no, lo ideal sería que lo informes a la comunidad.

Un consejo final: La mejor manera de colaborar con un software libre es promover su uso. Así que ya sabes, hazle saber a la gente que tú lo usas y sus ventajas.

Proyecto Gutenberg: ejemplo de trabajo colaborativo con ebooks

libros y ebook

El último de los ejemplos de trabajo colaborativo que te comentamos es el Proyecto Gutenberg. Esta enorme biblioteca digital surge en julio de 1971. Su creador y fundador fue Michael Hart. Su primer documento digitalizado fue la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. El objetivo detrás de su labor era crear un espacio donde todo el que tuviera acceso a una computadora pudiera consultarla. La misión del proyecto es poner a disposición de todos el mayor número posible de obras literarias de dominio público. Y, por supuesto, mediante la vía digital.

La biblioteca digital Gutenberg cuenta hoy con más de 32.500 obras en su base de datos. ¡Y su descarga es completamente gratuita! Pero si contamos todos los libros también en los diferentes sitios web por países (Proyecto Gutenberg USA; Australia;  Europa; Canadá), la suma asciende a casi 75000.

La base de este proyecto es archivar, digitalizar y distribuir obras culturales de todo tipo. Todos sabemos lo difícil que muchas veces se hace el acceso a libros valiosos. Por lo que, si disponemos de una biblioteca que nos lo ofrece gratuitamente, bienvenida sea.  Una concepción que, sin duda, agradecemos a su creador y a todos los colaboradores que la han enriquecido. Pero este es solo el principio de la historia. Sigue leyendo que te contamos paso a paso cómo colaborar con el proyecto.

¿Cómo colaborar en el proyecto?

Si eres de los que gusta colaborar sin fines de lucro, este proyecto es para ti. En él intervienen muchísimos voluntarios de todo el mundo. Así que, si quieres, puedes ser uno de ellos. Los colaboradores son los encargados de digitalizar, revisar y editar cada documento.

¿Tienes libros empolvados en tu biblioteca? ¿Quieres echarle una mano al proyecto? Lo primero que debes hacer es enviar a la página del sitio una foto del anverso y reverso del libro que tengas para digitalizar. Luego, te notificarán si ha sido aprobado o no para incluir en la biblioteca. En caso de que la respuesta sea positiva, debes digitalizar (convertir a formato electrónico) el texto. Por lo general, se hace una transcripción del libro. Después, debes enviar el libro digitalizado para ser incorporado en la base de datos.

¿Se te da bien corregir? Otra de las opciones que ofrece este ejemplo de trabajo colaborativo es de corrector. Puedes corregir, bien una parte de un libro, bien un libro entero.

¿Qué libros podrás digitalizar para el proyecto?

Quizás te haya parecido que vas a encontrar en esta biblioteca el último libro de Mario Vargas Llosa o de Stephen King. Pues, no. El problema del dominio público y copyright en Estados Unidos es bastante espinoso y tiene «mucha tela por donde cortar».

Según Marie Lebert, el Proyecto Gutenberg debe hacer varios cálculos, y apoyarse en abogados de derecho de autor, para determinar si un título publicado en Estados Unidos pertenece o no al dominio público.  La misma autora afirma que, en dependencia del año de publicación, las obras están sujetas a derecho de autor durante un periodo de tiempo. Luego de ese periodo pasan a dominio público. Por ejemplo, los textos publicados durante 1923 y 1977, tienen derecho de autor por 95 años. Ello significa que pasarían al dominio público después del 2019.  Esto es «a grandes rasgos», pues la ley de copyright ha sido enmendada varias veces, y a estas reglas básicas se le suman otras.

Sin embargo, podrás encontrar un amplio catálogo de la literatura clásica mundial.

El Proyecto tampoco ha olvidado los libros que no están en formato escrito. En el 2003 se lanzan a difundir libros de audio. Pues sí, en su ánimo de ofrecer obras a los lectores asiduos entran todas las posibilidades.

¿Te animas a colaborar?

¿Necesitas saber más sobre trabajo colaborativo? Lee nuestro artículo: Trabajo colaborativo | Definición, beneficios, ejemplos y más

Palabras finales

Con seguridad, estos no son los únicos ejemplos de trabajo colaborativo. La idea de colaboración se ha extendido a muchas áreas del conocimiento. Cada vez son más las personas que buscan integrarse y colaborar en pos del beneficio social. Y creemos que todos estos esfuerzos humanos contribuirán a crear un mundo en donde la mayoría podamos tener acceso al conocimiento compartido.

¿Conoces algún otro proyecto de trabajo colaborativo? ¿Colaboras con alguno de ellos? ¡Para nosotros son muy importantes tus comentarios!

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios por el momento.
  • chat
    Añade un comentario