Técnicas de lluvia de ideas | ¡Haz del brainstorming un éxito total!

Cuando hablamos del éxito de una empresa, rápidamente todos piensan en los altos niveles de producción y los excelentes índices de venta. Pero, esto es solo la fase final de un duro quehacer que requiere de la creatividad y del trabajo en equipo. La lluvia de ideas como herramienta para generar alternativas y soluciones ha traído importantes resultados al sector empresarial. ¿Qué técnicas de lluvia de ideas podemos usar para hacerlo más efectivo?

En este artículo te proponemos las principales técnicas de brainstorming y ejemplos de cómo llevarlas a cabo. Ahora bien, es posible que te estés preguntando por qué no utilizar siempre el sencillo y eficiente brainstorming tradicional. Por supuesto, puedes emplearlo. Pero para buscar la máxima efectividad posible siempre es recomendable buscar técnicas especializadas que te ayuden a sacar el máximo provecho de cada fase de la sesión.

Te interesará leer: Tipos de lluvia de ideas | Potencia el brainstorming en tu equipo

Además, a veces nuestro equipo se acomoda a una única manera de hacer las cosas. Pero ¿qué pasa cuando lo que antes funcionaba y era original, ahora ya no lo es más? Por eso, es siempre aconsejable tener técnicas a mano que nos saquen del apuro cuando las ideas en nuestro colectivo dejen de fluir.

3 Técnicas de lluvia de ideas

pizarrón-con-ideas

Hay tres técnicas que pueden hacer de tu sesión de lluvia de ideas un éxito total. Estúdialas detenidamente, aplícalas e interesantes propuestas saldrán de tu equipo de trabajo en favor de toda la empresa.

Te sugerimos: Cómo hacer una lluvia de ideas | 5 pasos para un brainstorming eficaz

Técnica de definición

técnica-de-definición

La primera de las técnicas de lluvia de ideas es la de definición. Una de las reglas básicas de la lluvia de ideas es proponer una sola situación problémica a la vez. Los participantes en la sesión deben enfocarse en un único conflicto a resolver. Por eso, este debe estar bien definido. ¿Quién es el responsable de establecer cuál es el problema que debe ser discutido durante la sesión?

Por supuesto, el líder del equipo. Sin embargo, si este y el mediador de la actividad no coinciden, este último debe estar presente.

Quizás te interese: Técnica de los seis sombreros | Un útil método para tomar decisiones

Ahora bien, esta es una técnica de brainstorming bien compleja. Definir un problema no es tan sencillo como parece. Muchas veces, nos quedamos en la superficie, en lo aparente y no vamos a las raíces. Para ayudarte a definir cuál es el conflicto que debe ser resulto durante la lluvia de ideas, te proponemos estudiar los siguientes pasos. Fueron creados por Dawyne Spradlin quien los publicó en un artículo del Harvard Business Review en 2012.

El modelo creado establece 4 pasos con los cuales puedes decir cuál es el verdadero problema dentro de una situación específica. ¿Cuáles son estos pasos?

1. ¿Cuál es la necesidad?

Toma papel y lápiz y define cuál es el problema y, sobre todo, cuál es el objetivo que ese problema impide alcanzar.

2. ¿Por qué existe esa necesidad?

Una vez que hayas identificado la necesidad, debes justificarla. Es decir, ¿cuáles son los motivos que exigen que esa necesidad sea resuelta de inmediato?

3. ¿Cuál es el verdadero problema y su contexto?

Durante este paso se ahonda en las raíces del problema. Es el momento de descubrir las causas, las limitaciones, los precedentes y evaluar de forma preliminar futuros escenarios.

4. Enunciar el problema

Ahora bien, después de poner en claro la situación problémica, ya es momento de comunicarlo. La sesión de lluvia de ideas está a punto de comenzar y el problema está listo para ser enfrentado.

La correcta definición del problema, además, te ayudará en la selección de los participantes en la actividad. Si ya tienes claro qué tipo de situación vas a proponer, entonces puedes elegir a aquellos empleados que estén mejor preparados para enfrentar la dificultad. Esta es una de las técnicas de lluvia de ideas más importante, ¡no la pierdas de vista!

Técnica de definición: cómo desarrollarla

La definición del problema no tiene que ser responsabilidad de una sola persona. En el proceso puede participar un pequeño equipo de trabajo en el que no debe faltar el futuro mediador. Esta técnica de lluvia de ideas puede ser complementada con diferentes tipos de brainstorming que harán la reunión más rápida y efectiva.

En este caso te recomendamos un tipo de lluvia de ideas diferente: la actividad de los 5 whys. ¿En qué consiste?

Pues su objetivo es investigar las causas del problema. Se trata de hacer una afirmación y luego preguntar cinco veces por qué. Te ponemos un ejemplo:

  • ¿Por qué el producto no tiene éxito? Porque no se ha logrado vender.
  • ¿Por qué no se ha logrado vender? Porque no responde las necesidades del cliente potencial.

Y así sucesivamente. Cuando llegues a la quinta pregunta, tendrás una idea más clara de cuál es el problema y cuáles son sus raíces.

Técnica de ideación

e-trabajo-en-la-técnica-de-ideación

Dentro de las técnicas de lluvia de ideas, es esta la que potencia la generación de ideas. Utilizar correctamente estas herramientas es fomentar la calidad y la cantidad de sugerencias que los participantes en la sesión de lluvias de ideas pueden dar.

Ahora bien, hay diferentes etapas que pueden ayudar a tu equipo a idear. ¿Cuáles son estas fases?

1. Desinhibición

Para generar opiniones hay que perder la timidez. Por eso, esa fase es considerada también un calentamiento. Su objetivo es abrir la mente, mostrar a todo el equipo la riqueza de perspectivas que una determinada situación puede tener.

Hay diferentes recursos que puedes emplear para activar la creatividad. Yo te recomiendo un ejercicio llamado Categoriza. ¿Cómo hacerlo? Muy sencillo:

  • Brinda a tus empleados un lápiz y una hoja con 30 círculos. En solo un minuto, ellos deben convertir en objetos diferentes la mayor cantidad de círculos posibles.

2. Flujo de ideas

En esta etapa, el equipo ya ha ejercitado su capacidad de ser originales. Además, también domina el problema que debe ser resuelto. Ahora, solo queda que empiecen a generar ideas. ¡Algo importante! Es el momento de buscar cantidad, no calidad. Ten en cuenta todas las fases en esta técnica de lluvia de ideas.

¿Existen tipos de lluvia de ideas para esta fase? Claro. Te voy a hablar de una tipología que permite evaluar problemas de gran complejidad: la técnica de los seis sombreros para pensar.

Cada participante va a usar sombreros de colores diferentes. Cada color tiene un significado y los empleados deben generar ideas relacionadas al color que están usando. Por ejemplo, Rachel lleva un sombrero rojo que representa la negatividad. Su tarea es aportar las alternativas que pueden ir mal con el proyecto. Por el contrario, Tony usa un sombrero amarillo. Este color simboliza las perspectivas de futuro. Entonces, Tony deberá hablar del provenir que el proyecto a discutir tiene en el mercado.

3. Reducción de ideas

Durante la fase anterior, priorizamos la cantidad de ideas. Es tiempo, entonces, de pensar un poco en la calidad. Esta es la etapa en la que comienzas a eliminar ideas.

Esta fase de la técnica de ideación puede complementarse con un tipo de brainstorming que tiene como objetivo la filtración de ideas. Estoy hablándote del Dot- voting. Es muy sencilla, utiliza un sistema de puntos para que cada participante vote por las ideas que más le gusten.

Técnica de análisis

varios-miembros-del-equipo-técnica-de-lluvia-de-ideas

Con esta técnica de lluvia de ideas puedes organizar, clasificar y estudiar con más detalle, todas las ideas que tu equipo ha filtrado como buenas. Es el momento de llegar a la evaluación. Te permitirá alcanzar las conclusiones finales.

Cualquier alternativa que utilices para analizar las ideas con mayor potencial, debe tener en cuenta algunas reglas. Por ejemplo, la transparencia del proceso tiene que estar asegurada. Además, el debate debe estar caracterizado por la agilidad. Ahora bien, esto no quiere decir que la discusión sea rápida. Más bien, nos referimos a que las opiniones deben ser contundentes, pero expresadas con simplicidad.

Para un mejor proceso de análisis, te aconsejo llevar a cabo un ejercicio. Es muy sencillo. Cada producto o servicio que sea lanzado al mercado debe cumplir tres reglas fundamentales:

  • Los clientes deben considerarlo como una mejora.
  • Debe proporcionar una disminución de los costes.
  • Debe proporcionar facilidades a la compañía.

Palabras finales

Sí, hacer una sesión de brainstorming es fácil. Sin embargo, desarrollarla con precisión y efectividad requiere un poco más de trabajo. Por eso, te recomendamos estudiar las técnicas de lluvia de ideas.

La creatividad puede hacer la diferencia hoy día en el mercado. Y una buena sesión de tormenta ideas puede hacerte el poseedor del próximo gran producto.

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios por el momento.
  • chat
    Añade un comentario