Tipos de lluvia de ideas | Potencia el brainstorming en tu equipo

Muchas empresas utilizan hoy día la lluvia de ideas para potenciar la creatividad y la participación activa del equipo de trabajo. Es una técnica que, aunque creada a inicios del siglo XX, cuenta con muchos seguidores. Ahora bien, es una herramienta de trabajo muy variada. Existen diferentes tipos de lluvia de ideas que pueden ser utilizados.

En este artículo te brindaremos la posibilidad de conocer con más detalle las diferentes tipologías de lluvias de idea. Pero ¿sabes a qué nos referimos con brainstorming? Pues a una técnica a través de la cual todos los integrantes de un equipo dicen sus ideas sobre un asunto determinado.

Sí, suena un poco caótico. Pero realmente no lo es. Cuando aplicamos esta técnica, sin importar la tipología, hay diferentes reglas que debes seguir. Una de ellas: no se acepan críticas. La segunda: todas las ideas son válidas, no debemos desechar ninguna hasta hacer el análisis final.

Ahora, sin más, te dejamos con los diferentes tipos de brainstorming que son muy efectivos en el sector empresarial.

Quizás te interese: Lluvia de Ideas | Qué es, cómo hacerla, técnicas de brainstorming, ejemplos y más

Tipos de lluvia de ideas

concepto-de-lluvias-de-ideas

Existe una amplia gama de posibilidades entre las que puedes elegir. Cada propuesta que hagamos en este artículo estará acompañada de una descripción que te ayudará a seleccionar.

Ahora bien, antes de tomar cualquier decisión, ten en cuenta las características de tu equipo y del problema que estás tratando. El éxito de una sesión de lluvia de ideas depende en gran medida de ello.

Te recomendamos: Cómo hacer una lluvia de ideas | 5 pasos para un brainstorming eficaz

Brainstorming directo

Comencemos con el más sencillo y tradicional de los tipos de lluvia de ideas. Por eso, también se le denomina brainstorming clásico. Se trata de plantear claramente el objetivo ante tu equipo y dejar que ellos expresen sus ideas. Es una modalidad caracterizada por la espontaneidad y el libre y continuo flujo de opiniones. Definitivamente es uno de los que mejor permite desarrollar la parte creativa de tu equipo.

Sí, claro, también tiene su lado negativo. La libertad que permite da lugar a que en ocasiones se expresen ideas no tan afines al objetivo que se persigue. De todas maneras, siempre es posible sacar provecho, incluso, de estas sugerencias que parecen totalmente ajenas a nuestra meta. Recuerda que al final de una sesión de lluvia de ideas, todas las opiniones deben quedar registradas en un documento. Quizás en la ejecución de un futuro proyecto, estas pueden ser utilizadas.

Brainstorming inverso

tipos-de-lluvia-de-ideas

En este tipo de lluvia de ideas, también se pide a los participantes que aporten todas las ideas que vengan a su cabeza. Sin embargo, las opiniones serán totalmente opuestas al objetivo planteado. Los miembros del equipo plantarán sugerencias encaminadas a no dar soluciones al problema.

Es muy utilizada cuando los participantes en la sesión de lluvia de ideas tienen temor a la crítica. Con el reverse brainstorming, como también se le llama, se sienten más relejados y menos temerosos del que dirán.

A veces, existe un fuerte sentimiento de pesimismo en nuestro equipo de trabajo. Cuando esto sucede, este tipo de lluvia de ideas es el que estás buscando. Es la ocasión perfecta para que todos se desahoguen y pongan sobre la mesa los aspectos negativos. Luego, sobre esta base, construirán el camino hacia una solución.

Otra excelente ocasión para usarlo es cuando el servicio el producto que se desea brindar es ya excelente. Entonces, ¿cómo mejorarlo? Pues generando ideas sobre cómo llevarlo al fracaso. Después, solo queda mencionar lo opuesto.

Pasos a seguir en una sesión de brainstorming inverso

  • Identificar cuál es nuestro problema. Asegúrate que quede a la vista de todos
  • Revertimos el problema. Puedes lanzar la siguiente pregunta: ¿Cómo obtendremos el efecto contrario a lo que queremos?
  • Teniendo en cuenta esta nueva interrogante, llevamos a cabo una sesión de brainstorming tradicional. En este caso todas las ideas estarán enfocadas a empeorar el objetivo inicial.
  • Una vez los participantes dejen de generar ideas, pasamos a la fase de inversión. Ahora lo que es negativo se convierte en positivo.
  • Se analizan las ideas, se llega a conclusiones y se elabora el documento final.

Mapa Mental

Es una tipología visual. Durante la sesión se dibujan imágenes que relacionan diferentes ideas. Se parte, por supuesto, del objetivo principal de nuestro proyecto.

Su gran ventaja es que, al hacer la información más visual, aumenta la creatividad y las posibilidades de memorizar cualquier dato de interés. Ahora bien, este es un recurso empleado con diferentes fines, no solo en la lluvia de ideas. Por eso, es importante saber cómo funciona un mapa mental durante una sesión de brainstorming.

Muy sencillo. Llevas a cabo un brainstorming tradicional. Durante el proceso de organización de ideas, dibuja un mapa mental. En el centro, ubica el objetivo rector. En los laterales, a modo de ramificaciones, coloca las diferentes ideas que el equipo va comunicando.

Te puede interesar:

Brainstorming tipo Gordon

moderador-y-varios-integrantes-del-grupo-en-una-sesión

Dentro de los tipos de lluvia de ideas, es este uno de los de mayor complejidad. Requiere una gran capacidad para comparar y extrapolar. ¿Por qué?

Pues se busca una situación análoga a la que se quiere resolver. Se planteará al equipo como real. Sin embargo, debe hacerse de una manera imprecisa, sin muchos detalles. De esta manera, son los propios miembros del equipo los que irán construyendo los detalles a través de sus sugerencias, preguntas e intercambios.

Luego de que todos los participantes terminen con el flujo de ideas, estás se transformarán de modo que encajen a modo de solución del problema real.

Análisis DAFO

Este tipo de brainstorming es la que mejor permite tener una visión global del fenómeno que vas a analizar. Se define como un estudio exhaustivo del proyecto en dos niveles: interno y externo. Durante el análisis interno es válido enfocarse en lo negativo y positivo de nuestra propuesta, es decir, ¿cuáles son las fortalezas y las debilidades del proyecto? Luego, el estudio de los factores externos indaga en las posibles amenazas y oportunidades que nuestro producto o servicio enfrentará en el mercado.

El análisis DAFO es ideal cuando lanzamos una propuesta novedosa al mercado. Sin embargo, su campo de acción es más amplio. También puede ser utilizado para mejorar nuestro proyecto.

Role Storming

En una sesión de tormenta de ideas lo más importante es la cantidad de ideas que se puedan generar. El role storming es uno de los tipos de lluvia de ideas enfocado a mejorar la participación durante esta actividad. Consiste en resolver una determinada situación tomando el lugar de otra persona. Desde una perspectiva diferente es posible generar nuevas opiniones de gran valor.

Lo primero que debe decidirse es quién o quiénes se desempeñarán en uno o en varios roles. La cantidad, por supuesto, depende de la complejidad que se le quiera dar al ejercicio. El papel que se interpretará no tiene que hacer referencia a ninguno de los miembros del grupo. Eso sí, es importante que todos tengan información de los roles que se están interpretando. Por eso, comenzar con preguntas acerca de los caracteres es aconsejable. Estas pueden ayudarte:

  • ¿Qué elementos son compatibles con la personalidad de este carácter?
  • ¿Cuál es la opinión que tiene este personaje sobre la sociedad?
  • ¿Qué recursos utiliza para resolver problemas?
  • ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?

Después de que cada cual conozca su papel, el brainstorming comienza. Ahora cada cual, desde su nuevo yo, puede generar una gran cantidad de valiosas y creativas ideas.

Brainstorming Round Robin

equipo-de-trabajo-cada-uno-desarrollando-una-idea

Dentro de los tipos de brainstorming, es este el que en mayor medida potencia la participación de todos miembros del equipo. ¿Cómo funciona? Pues a través de rondas o vueltas. En cada una, se selecciona un empleado para que proporcione una idea. Por eso, al inicio de la sesión cada participante deberá tener un pedazo de papel en el cual escribir sus pensamientos.

Luego, por algunos minutos, su sugerencia será discutida por todos. Cuando ya no haya más que decir, o el tiempo otorgado a esa ronda se termine, se pasa a la siguiente. Será el turno para que otro especialista exprese su idea.

Existen algunas condiciones para que el Brainstorming Round Robin funcione adecuadamente. Por ejemplo, debe haber total silencio para que todos puedan pensar sin distracciones de ningún tipo. Es importante, establecer límites de tiempo: ¿cuántos minutos se otorgará a los empleados para que piensen sus ideas? ¿cuán larga será cada ronda de discusión de una idea?

Estrella

Nada como las preguntas para generar un gran flujo de ideas. Por eso, la tipología de la estrella o starbursting es de vital importancia en una sesión de lluvia de ideas. Este es uno de los tipos de lluvia de ideas que se recomienda usar cuando queremos lanzar un producto o un servicio por primera vez al mercado.

Lo primero es dibujar una estrella. Tiene que ser visible, estar a la vista de todos. En el centro, se coloca nuestro objetivo, la meta que queremos alcanzar. En cada punta de la estrella se escribirán preguntas básicas como: ¿Quién? ¿Qué? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué?

Estas preguntas son el punto de partida. Ellas serán la base para crear más interrogantes. Pongamos como ejemplo que queremos sacar al mercado una nueva marca de cosméticos. Una de las puntas de la estrella nos sugiere la pregunta:

  • ¿Quién es nuestro cliente potencial? De esa pregunta inicial, surgen otras como: ¿Qué características tiene este cliente potencial?

A través de todas las interrogantes que van surgiendo, podemos tener una idea clara del mercado al que nos enfrentamos.

Sin embargo, el método de la estrella no está diseñado para elaborar una estrategia. ¿Qué significa esto? Pues que es una herramienta excelente para desarrollar estudios de mercado. Pero, en el momento de hacer planes es recomendable combinarla con otras tipologías de lluvia de ideas.

¿Y sí?

moderador-y-equipo-en-una-sesión

Trabajar no tiene por qué ser aburrido. Este tipo de brainstorming permite llegar a soluciones y a la vez pasar un rato divertido con compañeros de trabajo.

¿En qué consiste? Pues como en toda sesión de lluvia de ideas, tener claro el objetivo es fundamental. Una vez que este sea transparente para todos, entonces cada participante dejará volar su imaginación y construirá un escenario hipotético para la problemática a resolver.

Imaginemos que nuestro objetivo es el lanzamiento de un nuevo teléfono. Entonces la tormenta de preguntas comienza: ¿Y si este teléfono hubiera existido hace 30 años? ¿Y si Batman fuera el responsable del lanzamiento de este teléfono? ¿Y si este teléfono no existiera en absoluto?

¿Parece de locos?, ¿verdad? Pero no. Muy creativas ideas pueden salir de este vuelo de la imaginación. Y, sobre todo, nada como la risa para relajar tensiones, bajar los niveles de estrés y divertirse en el trabajo.

Charrette

Para una sesión de brainstorming, se recomienda la presencia de 10 a 15 participantes. Pero sabemos que las situaciones ideales no son siempre posibles. A veces, nos enfrentamos a reuniones con más de 30 personas de diferentes departamentos. Todas intentando aportar ideas sobre un único problema. Realmente este escenario puede resultar agotador, aburrido y, sobre todo, totalmente ineficaz. ¿Qué hacer entonces?

Pues entre los tipos de lluvia de ideas, es Charrette quien viene en tu ayuda. ¿Cómo? Pues se parte del problema central y de la división en grupo de los participantes. La gran problemática se segmenta en micro situaciones en las que cada grupo debe pensar.

Una vez cada grupo ha debatido sobre una idea, sus sugerencias pasan a otro equipo. Este trabajará sobre la base ya construida por el colectivo anterior. Al final del ejercicio, cada idea habrá sido discutida más de cinco veces. De esta manera, al final estarán más pulidas y trabajadas.

Palabras finales

Recuerda que a veces, aunque has tenido en cuenta todas las reglas y características de una lluvia de ideas, la sesión no fluye de la manera que esperas. Puede ser que el equipo de trabajo no sea muy entusiasta o que ya se haya acostumbrado al brainstorming tradicional y no se sienta muy motivado.

Los diferentes tipos de brainstorming pueden ayudarte. Si tienes una buena colección a mano solo tienes que seleccionar el que mejor se ajuste a tus necesidades. Escoger bien la tipología a usar puede marcar la diferencia en tu empresa.

Continua tu lectura:

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios por el momento.
  • chat
    Añade un comentario