10 tipos de emprendedores que existen | ¡Descubre cuál eres!

Cuando Howard Stevenson dijo que lo que definía el espíritu emprendedor era la búsqueda de oportunidades más allá de los recursos controlados, abrió la puerta a diversos tipos de emprendedores. Y, aunque no existe una clasificación rigurosa para estos, los emprendedores actuales han servido de referencia para tratar de hacer una categorización.

Para Stevenson y Joseph Schumpeter, el espíritu emprendedor es la voluntad de transformar las condiciones existentes, superar obstáculos, ir contra la corriente y crear cosas nuevas atreviéndose a lanzarse a lo desconocido. Siendo así, ambos conceptos definen a nivel general a todos los emprendedores. Pero ¿cuántos tipos de emprendedores existen? En este artículo hablaremos sobre las distintas clases de emprendedores más destacadas del mercado. Además, te ayudaremos a definir con claridad qué tipo de emprendedor eres.

¿Qué tipos de emprendedores existen?: 10 ejemplos

tipos de emprendedores - joven sonriendo al futuro

Si crear nuevos productos o servicios es lo que caracteriza a todos los emprendedores, entonces lo que define la tipología de los emprendedores es, precisamente, el tipo de producto o servicio que cree o innove.

Por ejemplo, si tu producto o servicio se trata de una innovación tecnológica, eres entonces un emprendedor tecnológico. Si tu producto es un bien para la humanidad, entonces eso te convierte en un emprendedor humanista o social. Si tu innovación se desenvuelve en el mundo digital, entonces eres de esos emprendedores digitales.

Es decir, los tipos de emprendedores estarán definidos por el tipo de emprendimiento. Para llevarlos a cabo deberás gozar de todas las cualidades de un emprendedor (intuición, coraje, persuasión, pasión, entre otras) y, a su vez, desarrollar todas las habilidades necesarias para llevar a cabo tu emprendimiento.

De acuerdo con estas afirmaciones, estos son los tipos de emprendedores:

1. Emprendedor Tecnológico

El emprendedor tecnológico es el que más se ha destacado en estos tiempos, dado que con su ingenio ha trasformado al mundo y establecido un antes y un después de sus innovaciones. Este tipo de emprendedor goza de gran ingenio e inventiva para la creación de productos o servicios tecnológicos. Invaciones estas cada vez más necesarios para el desarrollo y progreso de la humanidad.

Sus productos han conectado con las demás formas de innovaciones posibles y han servido de vía para que las demás sean realizables. Por ejemplo, un emprendedor humanista, cuyo producto es generar un bien para la humanidad (trátese de un bien ecológico, educativo o social), se vale de la tecnología y de todo lo que se desprende de esta (redes sociales, motores de búsqueda…) para crear consciencia o recaudar fondos.

Steve Jobs es un buen ejemplo de esta clase de emprendedor. La revista Fortune lo calificó como uno de los empresarios más inspiradores y brillantes que han existido. Y, aunque murió a sus 56 años, su legado sigue presente.

2. Emprendedor humanista o social

El emprendedor humanista es aquel que produce un bien social, ya sea creando consciencia o recaudando fondos para el financiamiento de dichos proyectos. Busca transformar las condiciones sociales, ambientales o humanas. Este tipo de emprendedores, por lo general, suele crear ONG’s, empresas socialmente responsables o fundaciones que tengan como objetivo mejorar la calidad de vida en los sectores más vulnerables. Su objetivo es crear maneras más innovadoras de cambiar al mundo para convertirlo en uno más sustentable.

Aunque su causa sea humana, también deben gozar de todas las cualidades de un emprendedor. El nivel de persuasión de su pitch puede conseguir que inversionistas o donantes, a través de crowdfunding, se interesen en su proyecto.

Un buen ejemplo de este tipo de emprendedores son los creadores de Innova Materials. Este proyecto fue fundado por un grupo de universitarios de ingeniería de los Estados Unidos. Su objetivo es crear tuberías que usen antimicrobianos para eliminar bacterias y mejorar la calidad del agua potable. El 5% de sus ingresos va destinado a la investigación para la purificación del agua.

3. Emprendedor Empresario

Esta clase de emprendedores ha desarrollado suficientes habilidades administrativas para generar negocios. Y sus conocimientos en el mundo empresarial y del mercado, además de sus habilidades para hacer networking y asociaciones, los han llevado a constituir y consolidar grandes empresas.

Fred Smith, de FedEx, es uno de ellos. Su idea de negocio surgió con base en la experiencia que obtuvo como líder de pelotón de fusileros de la infantería marina de los Estados Unidos, entre 1967 hasta 1969 y, más tarde, como controlador de aire. Toda esta experiencia le sirvió para convertirse en uno de los empresarios logísticos más importantes de la historia y con gran capacidad de liderazgo.

4. Intraemprendedor

El intraemprendedor es aquel empleado que goza de visión empresarial e invierte su tiempo en ideas innovadoras para el bien de la empresa en la cual trabaja. Este tipo de empleados son un recurso muy valioso para la organización, dado que no piensan como asalariados sino como si se tratase del mismo empresario que dirige la compañía. Desde esa óptica, innova, crea y perfecciona el producto, mejora el servicio o, con sus aportes, realimenta la empresa, optimizando su productividad y rentabilidad.

La empresa Ayuda-T Pymes ejemplifica bien esta clase de emprendedor. Su CEO Alfredo Pérez explica que la cultura de su empresa se basa en el intraemprendimiento como fuente de ideas, creatividad y motivación para el desarrollo personal y perfeccionamiento profesional.

5. Emprendedor Especialista

Son los emprendedores que se han profesionalizado en un área del conocimiento (abogados, contadores, psicólogos, diseñadores gráficos, entre otros). También aquellos que han destacado en el desenvolvimiento de un servicio u industria, que les otorga conocimientos y experiencia.

Estos tipos de emprendedores se enfocan en rentabilizar sus conocimientos de manera independiente. Buscan innovar a través del servicio haciendo uso de todas las herramientas tecnológicas que tienen a su disposición.

Jorge Campanillas es un ejemplo de emprendedor especialista en derecho. Después de su máster en la Complutense se dio a la tarea de cofundar, junto con dos socios más, su actual despacho de abogados Lurismática. Además, es CEO de la empresa Domain Protect, socio fundador de Derecho en Red y cuarto Vicepresidente de la Asociación de Expertos Nacionales de la Abogacía TIC. Otro buen ejemplo es Open English del emprendedor venezolano Andrés Moreno. Al comienzo contaba con poco capital, por lo que viajo a Silicon Valley, Estado Unidos, para buscar financiamiento. Hoy día, su emprendimiento se ha convertido en una de las academias de idiomas más reconocidas de Latinoamérica.

reunión-de-emprendedores

6. Emprendedor digital

Esta clase de emprendedor genera proyectos con fines de lucro a través de internet aprovechando el avance de la tecnología. Ejemplo de ello es el comercio digital que se ejerce a través de las redes sociales, ventas de comida, ropa o servicios delivery. Suplen, de esta manera, una necesidad en el mercado e innovan en la forma de ofrecerla.

Un buen ejemplo de estos tipos de emprendedores es Jeff Bezos, fundador del gigante e-commerce Amazon. Este es el emprendedor digital más relevante en cuanto a comercio electrónico. Otro buen ejemplo es Antonio González Barrios, fundador del grupo Intercom, quien en 13 años ha fundado más de 30 negocios online, como Infojobs.net y Softonic.

7. Multiemprendedor

El multiemprendedor participa en distintos proyectos al mismo tiempo, y no necesariamente uno tiene que ver con el otro. Pero sus destrezas y habilidades lo llevan a estar perfectamente enfocado en ambos. Ejemplo de esto lo constituyen aquellos empresarios que, aún teniendo gran capacidad financiera, poseen también la sensibilidad social para encausarse en causas filantrópicas. Crean, en muchas oportunidades, empresas sin fines de lucro, con el solo propósito de generar bienestar social o cambios significativos para la humanidad.

Muhammad Yunus, de Grameen Bank, es un multiemprendedor. A este empresario hindú se le compara con Bill Gates por su vocación filantrópica. Desde su época universitaria se ha encargado de apoyar al ciudadano local a salir de la pobreza con pequeños préstamos a la canasta de tejedores. Esto han significado un gran impacto positivo para la comunidad. Por ello, en 1983 fundó el Banco Grammen. Este proyecto ha servido de inspiración para difundir el concepto de microcrédito, y lo hizo merecedor del Premio Nobel de la Paz en 2006.

8. Emprendedor inversionista

Es un modelo de emprendimiento que se basa en la inversión. El emprendedor inversor o inversionista aprovecha las oportunidades para rentabilizar sus ganancias, las oportunidades que le brinda el mercado, invierte en proyectos, compra acciones y, en muchos casos, crea empresas para venderlas.

Estos tipos de emprendedores se rodean de asesores especialistas que los guían en el proceso. Saben cuándo es el mejor momento para invertir en proyectos, servicios y bienes tanto en mercados nacionales como internacionales.

Masayoshi Son califica en esta clase de emprendedor. Se dedica a buscar emprendedores con gran potencial e invierte en ellos. Su objetivo actual es la India, donde aspira realizar inversiones por más de 10 000 millones de USD en comercio electrónico durante la próxima década. Su carrera de emprendedor comenzó cuando patentó un dispositivo de traducción que vendió a Sharp Electronics. Es el fundador de SoftBank, y hace más de 14 años invirtió en la plataforma de Alibaba la cantidad de 20 millones de USD. Alibaba es una de las plataformas de comercio electrónico más valiosas del mundo.

9. Emprendedor oportunista

El emprendedor oportunista tiene la capacidad de perfeccionar o rediseñar un producto o servicio para producir mayor rentabilidad a su compañía. Tiene talento y aptitudes para analizar las deficiencias, fallas o carencias en una situación específica y ofrecer soluciones. Es capaz de rescatar a una empresa de su fracaso, replanteando los productos que esta tiene en el mercado, de manera que se adapten mejor a las necesidades de los consumidores.

Howard Schultz, de Starbucks, es un buen ejemplo de estos tipos de emprendedores. En algún punto, la compañía estuvo a punto del fracaso. Schultz, quien propició también la internacionalización de la compañía, logró rescatarla. ¿Cómo? Cerró las tiendas más débiles, despidió a algunos ejecutivos, contrato al primer Director de Tecnología de la empresa e ideó un programa para entrenar de nuevo a todos sus empleados en Estados Unidos.

10. Emprendedor intuitivo

Esta clase de emprendedor no solo se guía por sus conocimientos en materia empresarial, sino también por su intuición. Regularmente, esta es guiada por su experiencia en el mercado. Es un emprendedor que confía en sí mismo y es visionario. Y, aunque pocas personas se atreven a tomar decisiones por una corazonada, ellos son capaces de intuir si lo que planean funcionará.

Un buen ejemplo de emprendedor intuitivo es Seb Chartier, CEO de Creaventure. En 1999, Chartier creó la revista Capital & Corporate. El nicho de mercado no existía para entonces en España y él no tenía experiencia periodística, por lo que muchos no creyeron en su idea y pensaron que estaría destinada al fracaso. Contrario a eso, logró rentabilizarla y, 20 años después, sigue siendo exitosa.

Palabras finales

El efecto mariposa dicta que el «leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo». La interpretación holística que se le ha dado a esta afirmación sugiere que todos los acontecimientos están relacionados y que de alguna forma u otra repercuten los unos en los otros. Este significado encaja perfectamente en el mundo del emprendimiento y de los negocios. Más aún en un mundo globalizado e interconectado como es el de hoy.

La tecnología es un ejemplo de ello. Las innovaciones tecnológicas han cambiado el mundo y han abierto paso a las demás innovaciones posibles. Han mejorado la forma de comunicarnos, de hacer noticias, de hacer negocios, ha roto viejos paradigmas y nos ha convertido en un mundo más social y comunicativo. Ha favorecido el intercambio cultural y la manera de ver al mundo. E, incluso, ha dado paso a plataformas que ayudan a todos los tipos de emprendedoresa dar vida a sus ideas.

Así funciona el emprendimiento. Cada vez que se inicia un proyecto, en realidad se están abriendo la puerta a miles de estos.

¿Pertences a alguna de estas clases de emprendedor? ¿Te animas a serlo?

Artículos sugeridos:

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios por el momento.
  • chat
    Añade un comentario