Equipos de alto rendimiento | Qué son, características y claves para formarlos

En 1993, Jon Katzenbach y Douglas Smith escribieron un artículo dedicado a los equipos de trabajo de alto desempeño, uno de los textos pioneros en la materia. Ya Peter Drucker, padre de la administración y uno de los pensadores más influyentes del siglo XX, se destacaba por ser uno de los primeros en hablar sobre la conformación de equipos de alto rendimiento para que una organización fuese eficaz. Sin embargo, el trabajo de Katzenbach y Smith hizo posible que las empresas ejecutaran esta idea, complementando así el legado de Drucker.

En su artículo, los autores señalan que si los ejecutivos de una empresa quieren tomar las mejores decisiones relacionadas a un equipo de trabajo, deben empezar primero por tener claro qué es un equipo. Ambos definen al equipo como «un pequeño número de personas con habilidades complementarias que están comprometidas con un propósito, un conjunto de metas de desempeño y un enfoque común, por los cuales se hacen mutuamente responsables».

Esta definición, que continúa vigente hasta la fecha, sentó las bases para la conformación de equipos eficaces. En Coworkingfy te contamos qué son los equipos de alto rendimiento y cómo formarlos.

¿Qué es un equipo de alto rendimiento?

equipo-de-alto-rendimiento-motivado

Idalberto Chiavenato, en su libro Comportamiento Organizacional, señala que el valor intrínseco de una organización reside principalmente en sus activos intangibles. Se refiere a aquellos que no se ven, pero que constituyen la verdadera riqueza de la organización y proporcionan la base fundamental que lleva a las organizaciones al éxito.  Esos activos intangibles, según el autor, constituyen la piedra central de la innovación y la competitividad de las organizaciones en un mundo cambiante, competitivo y globalizado. Dependen de lo que se define como capital humano.

Chiavenato considera que el capital humano debe trabajar dentro de una estructura organizacional adecuada y con una cultura organizacional que le brinde impulso y apalancamiento. Explica en su libro que cuando se conjugan los talentos, la organización y el comportamiento, estos tres elementos contribuyen con el desempeño excepcional de la organización.

Relacionado: Coaching organizacional | ¡Mejora el clima laboral de tu compañía!

Partiendo de esta idea, se puede asegurar que un equipo de alto rendimiento es aquel que está formado por un grupo de personas con habilidades, capacidades y competencias especiales que, trabajando juntas y teniendo objetivos comunes, logran unos resultados extraordinarios. Estos equipos aportan creatividad, iniciativas, logros, valor y coordinación, por encima del resto de la empresa.

Características de los equipos de alto rendimiento

portátil-abierta-equipo-de-alto-rendimienot-trabajando

De acuerdo con diversos autores, los equipos de trabajo de alto desempeño cumplen con características que garantizan su contribución con el desarrollo de la compañía:

Propósito común

Los equipos de alto rendimiento tienen un propósito claro y buscan constantemente la innovación. El poder de un equipo surge de la coherencia que exista entre un propósito conocido, interiorizado y aceptado por todos. En estos equipos, cada uno hace suyo el objetivo colectivo a nivel individual. Cada miembro del equipo está alineado. La tarea de cualquier equipo es alcanzar un objetivo y hacerlos con niveles de desempeño excepcionales.

Liderazgo aceptado

Los equipos de trabajo de alto desempeño exigen un liderazgo aceptado. Quien esté a la cabeza del equipo deber ser capaz de estimular los niveles de compromiso, iniciativa y creatividad de los demás integrantes. Su buena labor aumentará los niveles excepcionales de desempeño individual y colectivo. En resumen, estos equipos tienen un liderazgo claro, reconocido, aceptado y asumido.

Recomendados:

Roles claros

Están en la constante búsqueda de la excelencia. Cada miembro del equipo conoce su rol particular. Hay una clara distribución de funciones, y cada uno acepta el papel que le corresponde. El rol asignado se basa en las destrezas y experiencias de cada uno. También se comparten los éxitos y fracasos, pues, en su particularidad, todos persiguen el mismo objetivo colectivo.

Excelente comunicación

En los equipos de alto desempeño existe una comunicación efectiva, hacia adentro y hacia fuera. La comunicación es el verdadero medio de cooperación, y por ello el equipo entiende que la comunicación efectiva es clave para pensar en grupo y encontrar sinergia en las soluciones de equipo. Para que el equipo cumpla con sus objetivos debe de haber una comunicación fluida, suficiente y efectiva.

Relaciones sólidas

Los miembros de este tipo de equipo deben tener voluntad de aprender de los demás. También deben entender que su participación en el grupo, celebración de logros y compromiso son un valor fundamental. Deben practicar el respeto, la colaboración y la seguridad. Sin embargo, debido a la diversidad de personalidades,es posible que algunas veces existan discordias entre miembros del equipo, conflictos y rupturas en la comunicación. Esto ocurre, especialmente, en equipos que deben realizar sus tareas en entornos complejos y a alta velocidad y dinámicos.

En un equipo de trabajo de alto rendimiento, las diferencias deben superarse con confianza, aceptación, respeto, cortesía y una dosis de entendimiento. Si el equipo se conoce lo suficiente, puede alcanzar los niveles de confianza necesarios para cohesión del equipo e trabajo.

Procesos efectivos

La solución de problemas en un equipo de alto desempeño debe involucrar a todas las personas relevantes. Se deben formar equipos multidisciplinarios para problemas multidisciplinarios. ¿La razón? La solución de conflictos, y otros procesos en general, requieren tomar decisiones, presidir una reunión, tramitar reclamaciones de seguros, diseñar productos… actividades que se pueden desarrollar de manera más apropiada con trabajo en equipo.

Tipos de equipos de alto desempeño

Comunicación-fluida-entre-equipo-de-trabajo

Diversos autores han clasificado a los equipos de trabajo de alto desempeño. De acuerdo con Jon Katzenbach y Douglas Smith existen tres variedades:

Equipos que recomiendan cosas

Estos equipos incluyen las fuerzas de tarea, los grupos de proyectos y grupos de auditoría, calidad o seguridad. A estos se les pide estudiar o resolver determinados problemas. Por lo general, tienen términos de plazos preestablecidos.

Equipos que hacen o producen cosas

Estos equipos incluyen personas de la primera línea. Son, con regularidad, responsables de la manufactura básica, desarrollo, operaciones, marketing, ventas, servicios y otras actividades que le agregan valor a una empresa. Tienen algunas excepciones, como los equipos de desarrollo de nuevos productos o de diseños de procesos. Suelen no tener fechas de término, porque sus actividades son continuas.

Equipos que administran cosas

Es aquel que supervisa empresas, un programa en curso o alguna actividad funcional significativa. No importa si el equipo está a cargo de miles de personas o de unas pocas.

Como Katzenbach y Smith, el especialista Stephen P. Robbins tiene su propia clasificación de los equipos de trabajo de alto rendimiento, que expone en su libro de Comportamiento Organizacional:

Equipos de solución de problemas

Es el equipo que se ocupa de solucionar conflictos. Para ello, los miembros comparten ideas y ofrecen sugerencias de cómo se pueden perfeccionar los métodos para mejorar la calidad, la eficiencia y el clima laboral. Con las nuevas tendencias gerenciales han surgido diversas estrategias para la toma de decisiones en diversas situaciones, como la técnica de los seis sombreros.

Equipos de trabajos autodirigidos

Por lo general, se trata de equipos de empleados integrados por entre 10 y 15 miembros. Su finalidad es llevar a cabo trabajos interdependientes y encargarse de las responsabilidades de sus antiguos supervisores. Entre sus labores está planear y programar el trabajo, asignar tareas a los integrantes, llevar un control colectivo sobre el ritmo de trabajo, tomar decisiones operativas, ejercer acciones cuando hay problemas y trabajar de manera conjunta con los clientes y proveedores. Los equipos de trabajo totalmente autodirigidos tienen la facultad de elegir a sus propios integrantes, y entre ellos mismos evalúan su desempeño. Como resultado, las posiciones de supervisión pierden importancia, hasta el grado de eliminarlas.

Equipos multidisciplinarios

Los equipos de alto rendimiento multidisciplinarios se encargan de intercambiar información, desarrollar nuevas ideas y solucionar problemas, y coordinar proyectos complejos en la organización. Son un medio eficiente para promover la comunicación fluida ente personas de diferentes áreas dentro de una compañía.

Equipos virtuales

Estos equipos son los encargados de agrupar a los miembros físicamente dispersos, haciendo uso de la tecnología, con el fin de lograr un objetivo común. En este caso, se puede colaborar en la red, atender videoconferencias, o hacer uso de cualquier otro medio virtual que les permita unirse. De igual forma, estos equipos tienen la facultad de tomar decisiones, intercambiar información, completar tareas, e incluir a miembros de la misma organización o conectarlos con empleados de otras organizaciones. Son equipos de alto desempeño que pueden formarse por un tiempo determinado para solucionar un problema, llevar a cabo un proyecto, o existir de manera permanente según la naturaleza de su objetivo.

Relacionado:

¿Cómo formar un equipo de alto rendimiento?

Equipo-concentrado-trabajando

La formación de equipos de alto desempeño requiere de aspectos que garanticen su buen funcionamiento y, por lo tanto, el buen desarrollo de la compañía. Te contamos cuáles son las claves para formar equipos de alto rendimiento:

  • Buscar profesionalidad, especialización, y capacidad de trabajo en equipo o trabajo colaborativo.
  • Buscar personas que sepan superar sus debilidades y potenciar sus fortalezas.
  • Los miembros no tienen que ser perfectos, pero sí deben de tener capacidad de adaptación.
  • Dejar claras las expectativas y los objetivos a lograr.
  • Procurar que se tenga claro cuáles serán las recompensas.
  • Valorar la especialización de los miembros del equipo.
  • Tener un feedback continuado, y constante supervisión de los avances.
  • Hacer sentir a los miembros que haces parte del equipo, y que puedes contribuir para mantener la comunicación y buenas relaciones.
  • Responder a las expectativas de los miembros, para poder exigir compromiso.

Relacionado: Estrategias para formar equipos | 10 claves para tu Startup

Cómo gestionar equipos de alto rendimiento

Gestión-de-equipos

Un equipo de alto rendimiento es aquel que consigue un elevado nivel de resultados con una elevada satisfacción y motivación de sus integrantes. Por tal motivo, para gestionar equipos de alto rendimiento es necesario que los líderes sean capaces de ser integradores, manejar a la perfección la comunicación y las técnicas de motivación laboral. Además, deben tener capacidad para tomar decisiones cuando sea necesario para el logro de las metas y desarrollar con fluidez las siguientes tareas:

  • Marcar el objetivo que se quiere conseguir.
  • Delimitar las tareas que se quieren llevar a cabo.
  • Determinar las funciones que se deben de ejecutar.
  • Definir los roles que se tienen que desempeñar.

Si se consigue la alineación de estas cuatro variables, el resultado será un equipo de trabajo de alto desempeño. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que estos aspectos son ejecutados por personas. Por ello, la actitud hacia las mismas será fundamental. Dedicar tiempo para la selección de los miembros del equipo y para la asignación de tareas acordes con sus competencias es vital para la armonía del equipo.

Para entornos técnicos en compañías pequeñas, en los que no hay sistemas de gestión de personas muy sofisticados, es muy útil apoyarse en los sistemas DISC (Dominance, Influence, Steadness, Compliance), que ayudan a definir a la perfección los distintos perfiles de personalidad en función de sus orientaciones laborales.

Equipos de alto rendimiento: ejemplos

google-trabajo-en-equipo

Son muchas las compañías exitosas que tienen como base un equipo de trabajo de alto desempeño. Te mostramos los ejemplos más destacados:

Google

Uno de los buscadores más importantes de internet investigó durante dos años las dinámicas de trabajo de más de 180 equipos. Entrevistaron a más de 200 empleados y estudiaron centenares de competencias de cada uno de los grupos. La idea de esa investigación era identificar el rendimiento de los equipos de trabajo, pero los resultados obtenidos cambiaron el foco de la investigación. Descubrieron que el secreto de la productividad en equipo estaba en la interacción entre las partes del equipo y en los elementos que la forman.

Su política se basa en la gestión de equipos de trabajo, que reconoce las cualidades individuales y anima a sus miembros a asumir riesgos. La cultura de la empresa se rige por las siguientes ideas: las personas son las que hacen de Google la empresa que es, contratan a personas inteligentes y con determinación, y anteponen la capacidad para el trabajo, a la experiencia.

Southwest

Esta aerolínea estadounidense, fundada por Herb Kelleher, fue la primera que vendió billetes para viajar en avión. Su éxito se centra en su política de recursos humanos. El trato a sus empleados incluye metas claras y tareas compartidas, que son ejecutadas por empleados eficientes. Su fundador opina que “si se trata bien a los empleados, estos trataran bien a los clientes, y si se trata bien a los clientes, estos volverán y los accionistas estarán satisfechos”.

Starbucks Corporation

Es una cadena internacional de Café, fundada en Washington, Estados unidos. Se trata de la compañía de café más grande del mundo, con aproximadamente 17.800 locales en 50 países. Su director ejecutivo, Howard Schultz, ha diseñado un modelo de liderazgo que establece colaboraciones muy interesantes entre los diferentes equipos de trabajo que conforman cada tienda. La actitud y el compromiso de cada uno de los miembros de los equipos de alto rendimiento marcan la diferencia, puesto que se perciben como conjunto que está a punto de lograr grandes metas.

Esta empresa cuida a sus empleados, brindándoles buenos horarios, buenas prestaciones, entre otros beneficios sociales, que los hacen sentir comprometidos con la organización.

Apple

Apple es una de las empresas con más éxito en los últimos tiempos. Pero no solo se trata de diseño e innovación, detrás de la imagen de su fundador, Steve Jobs, existe un equipo de alto rendimiento. Algunas de las claves que sitúan a esta compañía en lo más alto está en el cuidado del detalle. Los miembros del equipo son meticulosos en el trabajo que llevan a cabo. Tienen también una fijación importante por la calidad de sus productos.

Procter & Gamble

P&G es conocida por el entrenamiento de líderes. La compañía es referencia en la formación de equipos, porque da prioridad al talento de sus miembros y al desarrollo individual. Para lograr convertirse en un equipo de trabajo de alto rendimiento se han basado en proponer retos concretos y claramente enfocados en las necesidades de la empresa, la necesidad de innovar y estar muy cerca de sus clientes y proveedores. También se nutren del conocimiento de fuentes externas y establecen vías de aprendizaje sinérgico.

Coca-Cola

Coca-Cola es, hasta el momento, una de las bebidas gaseosas más exitosas del mercado. Ha logrado mantenerse en primer lugar a través de los años, pero su éxito no solo se debe a su fórmula secreta, sino a los equipos conformados detrás de la compañía. Dentro de sus claves para formar un equipo de alto rendimiento se ha priorizado la comunicación, entre otras cosas, tanto interna como externa. La marca invita a la felicidad, y también la ha logrado dentro de sus equipos de trabajo.

Palabras finales

Idalberto Chiavenato, en su libro de Comportamiento Organizacional, expone una realidad muy concreta con respecto a lo que se enfrentan las organizaciones en el mundo de hoy. Habla sobre la transformación y cambio, donde la competitividad es la base del éxito, y explica que las organizaciones necesitan un cambio interno continuo e innovación para poder seguir surfeando las olas del océano, como ha llamado a la transformación constante del mundo.

Expone que para estar en la cresta de la ola las organizaciones deben emplear todos sus medios y recursos en una actuación holística e integrada a través de las personas. Esto, para el autor, determina qué organizaciones tienen éxito, crecen y se desenvuelven, ayudan a la comunidad y son admiradas. Mientras que otras tratan de imitarlas sin éxito alguno, y otras simplemente no saben qué rumbo tomar.

Chiavenato hace énfasis también en cómo el capital humano es fundamental para el desarrollo de las organizaciones. La tecnología, los recursos financieros y los recursos materiales son necesarios y otorgan ventajas competitivas. Sin embargo, son recursos estáticos e inertes por si solos, y quienes los harán funcionar son, precisamente, el capital humano. De aquí parte que la ventaja competitiva está en saber utilizar la inteligencia y las competencias de las personas que conforman el equipo.

Con base en esto podemos concluir en que la globalización ha dado paso a un mundo altamente competitivo, propiciado en su gran mayoría por las innovaciones tecnológicas. Esto, junto a alteraciones tan complejas como las ocasionadas por la economía y conflictos sociales, son factores que obligan a las compañías a reinventarse una y otra vez, y a originar nuevos modelos de conocimiento. El reto al que se enfrenta todas las compañías está en formar equipos de alto rendimiento que rompan con las viejas estructuras arcaicas y disfuncionales. Un reto difícil pero no imposible e indiscutiblemente necesario en el mundo actual.

Comentarios

  • Víctor Osorio Mugarte.
    23/09/2020 at 5:39 am

    Aprendí muchas cosas. Muchas Gracias. Bendiciones.

chat
Añade un comentario