Liderazgo laissez faire | Empodera a tu equipo de trabajo

Existen diferentes tipos de liderazgo que ayudan a varios propósitos dentro de las empresas y organizaciones. Cada uno de los liderazgos que se pueden poner en práctica tienen ventajas y desventajas, y pueden servir a alcanzar un objetivo u otro. En ese sentido, uno de los más puesto en práctica en los últimos tiempos es el estilo de liderazgo laissez faire o liderazgo dejar hacer

Si quieres empoderar a tu equipo de trabajo, debes intentar probar este liderazgo liberal, cuya premisa se basa en animar a los miembros de tu grupo laboral a tomar decisiones y sus propias iniciativas. De igual manera, se ha intensificado con el home office, el esquema de trabajo híbrido y el smart working. ¿Quieres conocer todo sobre esta forma eficaz de dirigir? ¡Continúa con la lectura de este artículo!

¿Qué es el liderazgo laissez faire?

Equipo celebrando logros: Liderazgo laissez faire

El concepto de liderazgo laissez faire establece que el líder tiene la responsabilidad de fijar objetivos para su equipo y, luego, los debe exhortar a descubrir cómo alcanzar esos objetivos por sí mismos. El líder no se involucra en los detalles de lo que los miembros hacen o por qué lo hacen; en cambio, confía en que cada miembro de su equipo hará lo que mejor sabe hacer. 

Sin embargo, es importante que este tipo de líder sea capaz de proporcionar recursos y oportunidades a sus miembros para que puedan realizar las tareas y objetivos que consideren oportunos. En ese sentido, el liderazgo liberal busca la creación de equipos de alto rendimiento y totalmente autónomos o autodirigidos

Del mismo modo, este tipo de liderazgo puede funcionar bien cuando se cuenta con un grupo experimentado que sabe cómo hacer las cosas por sí mismo, o si el equipo es lo suficientemente pequeño como para poder hacer un seguimiento del progreso de cada uno y hacer los ajustes necesarios.

Sin embargo, esto no es excluyente, ni una imposición, cada líder puede encaminar a su equipo hacia una estrategia que le permita, a mediano plazo, ajustarse a este estilo de liderazgo rienda suelta. 

Características del liderazgo laissez faire

Equipo de trabajo siguiendo instrucciones del líder

  • Los miembros del equipo tienen completa libertad.
  • El líder laissez faire es neutro. Esta es una de las principales características de este tipo de liderazgo, de esta forma, el líder no emite juicios de valor innecesarios con respecto a sus colaboradores. 
  • Cada miembro del grupo es responsable de cumplir a cabalidad con las funciones para las que fue contratado. 
  • Los trabajadores deben ser expertos en su área. En este tipo de liderazgo, los miembros tienen que tener la experticia suficiente para tomar decisiones en cualquier contexto. 
  • El líder liberal no permite que la jerarquía se involucre en la creatividad empresarial. Esta es otra de las características más comunes.
  • Los directivos que practican el liderazgo laissez faire confían en sus empleados. También es importante que los empleados confíen en sus directivos.
  • El líder que delega no da instrucciones sobre lo que hay que hacer: deja que los empleados decidan cómo hacerlo.
  • Hay poco o ningún control sobre los horarios y métodos de trabajo de los miembros del equipo.

¿Cuándo usar el liderazgo laissez faire?

Reunión de trabajo bajo esquema de liderazgo laissez faire

El liderazgo laissez faire es perfecto para aplicar en equipos pequeños, especialmente si no se cuenta con una larga trayectoria en este aspecto. Esto se hace porque es relativamente más sencillo y puede dar paso a una transición hacia un liderazgo laissez faire a gran escala.

Por otro lado, lo mejor es que una persona asuma el rol de líder delegativo en aquellas empresas que le dan una buena remuneración salarial a sus empleados, porque así se aseguran de que se mantengan motivados y enfocados en el logro de las metas. De esta manera, es importante que existan buenas condiciones laborales que sirvan como recompensa.

Te sugerimos leer:

Adicionalmente, este tipo de liderazgo es útil en situaciones donde predomina el trabajo a distancia. Porque en estos casos, lo común es que no se tenga un control con respecto a las horas que los trabajadores dedican a sus labores y, en la mayoría de los escenarios, existe una notoria libertad en cuanto a organización, horas trabajadas y manera de ejecutar sus responsabilidades. Este método de liderazgo puede ser usado eficazmente en empresas con una baja tasa de rotación.

Ventajas y desventajas del liderazgo laissez faire

Empleado trabajando en casa por objetivos

Ventajas de liderazgo laissez faire

  • Los empleados tienen libertad para elegir sus propios proyectos, tareas y plazos.
  • Si se deja que las personas hagan lo que quieran con sus asignaciones, acabarán descubriendo la mejor manera de hacerlas.
  • Existe mucha preocupación por mantener el orden y la estabilidad laboral.
  • Este tipo de líder es menos propenso a compartir información sobre el funcionamiento de su organización que otros líderes.
  • Los empleados muestran una mayor creatividad.
  • Hay oportunidades de ascenso laboral. 
  • Se tiene la motivación por parte del equipo de demostrar sus capacidades y sus deseos de mejorar. 

Sugerido:

Desventajas del liderazgo laissez faire

  • Sin una buena cultura empresarial es poco probable que los empleados sientan el deber de cumplir con sus tareas en el tiempo estipulado. 
  • Debe haber confianza entre el líder y el equipo, porque de lo contrario habrá posibilidades de que se trabaje en función del beneficio personal, llegando a presentarse competencia desleal y perjudicial.
  • Si el líder pierde la motivación laboral, esto se transfiere al equipo, quienes pueden experimentar bajo rendimiento en su productividad
  • En algunas ocasiones, los empleados pueden tener dudas acerca del rol que les toca desempeñar y pueden darse confusiones relacionadas a sus tareas.
  • El líder puede sentirse desorientado cuando le toque tomar decisiones. 
  • La imagen de la empresa podría verse afectada si hay hostilidad y recurrentes confusiones.
  • Quienes ejercen un liderazgo dejar hacer pueden caer en un grave error: centrarse en la eficiencia por encima de la eficacia. En palabras simples, preocuparse más por hacer las cosas rápidamente que por asegurarse de que todo se hace perfectamente.

Te puede interesar:

¿Cómo ser un buen líder laissez-faire?

Líder delegativo en reunión

  1. No grites ni hagas comentarios despectivos cuando tu equipo cometa errores. Gritar y ser grosero o demostrar falta de educación y empatía nunca es la mejor manera de comunicarse con alguien. Sobre todo porque puedes hacer que se sientan mal consigo mismos. También estarán menos dispuestos a ayudarte en el futuro, aunque no te lo expresen directamente. 
  2. No dirijas a los demás ni les digas exactamente cómo deben hacer algo. En su lugar, dales espacio para la creatividad. Así, se sentirán dueños de su trabajo y las cosas irán mejor. Recuerda que debes ser un líder permisivo. 
  3. Deja que las cosas sucedan. Permite que tu equipo tome decisiones y corra riesgos. Confía en que todo va a fluir, aunque sientas miedo o temor de que algo pueda salir mal. 
  4. Reconoce el mérito cuando alguien hace un gran trabajo o, incluso, solo un buen trabajo. Esto ayudará a motivarlos y a asegurar que todos sientan que tienen las mismas oportunidades de éxito dentro de tu empresa u organización. Te sorprendería lo que puede hacer un poco de refuerzo positivo. Da crédito a quien realmente lo merece y no olvides que, en ocasiones, dar libertad a tu equipo hará que también trabajen más duro.
  5. Muestra buena comunicación. Es importante que sepas comunicarte con tu equipo de una manera que les incentive a dar lo mejor de sí mismos. En esa misma línea, muéstrate como un líder delegativo, que no tiene afán por mantener la autoridad sobre las tareas, sino que las distribuye equitativamente. 
  6. Haz que confíen en ti. ¿Cómo puedes lograr esto? Siendo honesto y directo con tus empleados, pero también demostrando que tienes la mente lo suficientemente abierta como para escuchar cuando tienen una buena idea o alguna duda.

Lee también: Modelo GROW | Una herramienta indispensable para el coaching

Ejemplos de liderazgo laissez faire

Líder que delega celebrando productividad

Theodore Roosevelt

Theodore Roosevelt fue un militar, escritor y vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos. Roosevelt es uno de los mayores ejemplos de líderes laissez faire. Se destacó por tener una personalidad progresista y ser un incentivador positivo de las masas. Dando autonomía a empleados de distintos departamentos, entre otras cosas, logró desmantelar monopolios y aprobar programas sociales de distinta índole. Además, delegó decisiones relevantes en relación a la guerra ruso-japonesa ocurrida en el año 1905.

Warren Buffett

El empresario y multimillonario Warren Buffett es otro de los grandes personajes que son ejemplos de liderazgo laissez faire. Gran parte del éxito que ha tenido en los negocios se ha debido a que le da libertad a sus subordinados. A lo largo de su vida, ha comentado que le agrada la idea de que su equipo cuente con habilidad para expresarse sin temor. También valora a las personas que demuestran ser de confianza y competentes en el cumplimiento de sus deberes. 

Mahatma Gandhi

Mahatma Gandhi fue un activista político que logró imponerse para realizar importantes cambios en la gestión política de la India. ¿Cómo lo hizo? Ejerciendo un liderazgo laissez faire y sabiendo integrar a su movimiento a personas con mucha competitividad. En la actualidad es un ejemplo de líder liberal. 

Palabras finales

El liderazgo laissez faire es una buena forma de demostrarle a tu equipo que son valiosos para ti y que confías plenamente en ellos. Asimismo, permite que las responsabilidades no recaigan sobre una sola persona, sino que todos tienen la misma oportunidad de actuar sin interferencias. ¿Qué opinas de este estilo de liderazgo? Te leemos en los comentarios. 

Muchos más consejos de liderazgo para ti:

Comments

  • No comments yet.
  • Add a comment